¿Eliminar las grasas de nuestra dieta? Una idea de tontos